eTwinning, todo empezó en Linz...

sábado, mayo 06, 2006

Blogging everywhere

Esta mañana he escuchado en la Cadena Ser el principio del debate sobre los blogs de la semana. Se trata de dos visiones distintas, una desde USA y otra desde España, del mismo tema.
El coressponsal en Estados Unidos hablaba de la perplejidad que le había causado el menú escolar de sus hijas para la semana. A elegir entre: pizza, hamburguesas, tacos y pollo rebozado al estilo asiático.
El corresponsal español respondía con un menú escolar al que había tenido acceso, menú totalmente equilibrado. Y añadió: "El problema de la escuela pública en España no es la comida del comedor escolar sino la disminución de la autoridad de los profeosres, el deterioro de la enseñanza pública en favor de la concertada y la DIMISIÓN de los padres....." Y ésto último fue lo que más me impactó. No se ponen en tela de jucio los contenidos de los programas, las metodologías o los recursos. Creo que ya nos hemos referido a ello en este blog. Pero es impresionante saber que, en realidad, la sociedad es consciente de esta situación.
Dimisión. ¿Como se puede dimitir de un derecho, de un deseo? ¿Por qué se ha llegado a esto?
No deja de atormentarme la idea de que nuestros adolescentes son los hijos de la generación en la que se empezó a vivir la nueva libertad, la eclosión de la diversidad. ¿Qué ha pasado para que principios saludables y útiles como el respeto, la solidaridad, el esfuerzo, el ideal se hayan olvidado?
Con la edad me he dado cuenta que yo fuí tremendamente injusta con mi madre cuando era joven. Ella estaba inspirando en mí todo lo que soy ahora y yo le echaba en cara que me estaba agobiando. En cambio hoy no puedo más que agradecerle aquellos ideales que me inculcó. Y me gustaría ser capaz de inclucarselos a mi "prole".
Puestos a ello, y dado que hay padres que dimiten, también me gustaría ser capaz de pasarselos a mis alumnos. El problema es ¿cómo?
Abrazotes.

4 Comments:

  • Los padres saben que tendrían que controlar más el proceso de la educación de sus hijos, al menos la mayoría, pero eso supone mucho trabajo y es más fácil dejarlos hacer.
    Los alumnos no desayunan suficiente por las mañanas porque la mayoría de sus madres no se levantan con suficiente tiempo como para que lo hagan y luego echan la culpa a los niños. Este tema es interminable pero lo que me preocupa es ¿como invertir el proceso?

    By Blogger Miguel Roa, at 1:54 p. m.  

  • Esto es como una confabulación. No sólo las madres que no se levantan pronto, sino los intereses económicos de las industrias de alimentación y la sociedad consumista que con todo tipo de parafernalia publicista empuja a estas criaturas a la bollería industrial, etc, etc...
    Pero reconocer este problema, no nos soluciona nada.
    Yo sigo haciendome la pregunta, ¿cómo?

    By Blogger caluad, at 9:30 p. m.  

  • Desde luego Valentina, ¡Cómo me gusta leerte y aprender contigo! Estoy deseando seguir leyendo respuestas para seguir aprendiendo y cuestionándome cosas de mi profesión. Me parece que esa inquierud es la que da sentido a esta profesión, las ganas de poder modelar y participar en la medida de lo posible en esta sociedad modificándola en la medida de lo posible desde nuestro lugar.

    Ayer mi madre (que es docente) me decía, "¡Me encanta mi profesión! estoy rodeada de muchos colegas que solo hablan de lo negativo que tienen las clases y la educación hoy en día y ¡no! ¡no debe ser así! esto me recordaba al homenaje a las cosas bien hechas que ocurren cada día que hacías hace poco.
    Todos tenemos parte ... de culpa ... de posibilidad de aportar... de responsabilidad ...
    En fin, interesante tema.

    ...¿Cómo?...

    Abrazos, CJM

    By Blogger eTwinning, at 5:06 p. m.  

  • Creo que en todo esto estamos pecando de parcialidad ya que todo lo comentamos con las gafas de profesores puestas.
    Si nos ponemos las gafas de padres el resultado es que, en realidad no hay absolutamente ningún margen para controlar el proceso de educación de nuestros hijos fuera de casa. Quiero decir que puede ser que nuestros hijos realmente se interesen por aprender y se esfuercen pero no tenemos modo de controlar los programas que se les imparten ni el modo en que esto se hace. (Ojo, sólo me faltaba que viniera todo el mundo a opiniar y a decidir sobre lo que hago en clase). Sin embargo tengo un hijo en 3º con un profesor de matemáticas que falta dos de cada 5 dias, se duerme en clase y no se hace respetar. ¿Ahora qué?

    By Blogger larak, at 8:53 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home