eTwinning, todo empezó en Linz...

martes, junio 26, 2007

En Ulaca

Ulaca es un castro vetón a media hora de Ávila. Ayer acompañé al profe de Lengua y Literatura que quería subir con un grupo de 3º ESO. Habían leído un libro, La colina de Edeta, sobre la vida en un poblado ibero. Había muchas similitudes con las descripciones del paisaje y el estilo de vida de los moradores de ambos asentamientos. Por eso fuimos.
Para subir fue un día ideal porque aunque brillaba el sol no hacía mucho calor. Hubo un abanico de actitudes. Los chicos empezaron a subir como verdaderos chicuelos. Sin pararse a observar la vegetación, ni los roquedales, ni las afloraciones de agua. ¡A toda carrera! como si les fuera la vida en ello. Eso sí, a voz en grito.
Las chicas fue otro cantar, un grupito como de cinco estaban entusiasmadas al ir encontrando en situ lo que habían leído. Algo asustadas por lo escarpado del primer repecho, lo único algo más peliagudo.
El resto de las féminas un amasijo de quejas, que si era un aburrimiento, que si tenían calor, que si se le iba a estropear el tatuaje con el sol, que si se le enganchaban los pantalones con los matorrales, que si sudaban, que si se quedaban frías por el viento en la cima. ¡Un verdadero latazo!
¿A quién se le ocurre ir a la sierra con deportivas urbanas de Puma, pantalones de campana arrastrando y en tirantes? Pues a las niñas de 3º ESO.
Nosotros aprendimos estrategias para el próximo año y bajamos con la esperanza de que algo les quedara de aquella excursión donde algunos pudimos encontrar cosas interesantes, además del interés histórico del lugar.
Por ejemplo la dicotomía en la naturaleza del principio y el fin.
Dos mariposas de lo más entretenidas.

Y los restos de un potrillo o de una cabra.


Del grupo de vetones que subimos y bajamos no puedo mostraros fotos para no incumplir las normas sobre las imágenes de menores pero tengo una, tod@s encaramad@s en el altar de los sacrificios que era la perfecta para mostrar mis sentimientos. Si en aquel instante mi mente hubiera podido materializar la situación en la que se habían puesto, como ofrendas a ningún dios, porque no creo que fueran aceptad@s, habríamos bajado menos.
La ambivalencia de las excursiones.

Etiquetas:

2 Comments:

  • Desgraciadamente es así, lo que antes era para la mayoría ahora es ara una elite. Por lo menos ese grupito se enteró y disfrutó. Enhorabuena.
    Acabo de volver de Sevilla de explicar mi experiencia eTwinning a un grupo de profesores que están en HEDA, un proyecto de matemáticas que pretende abrirse y que parten de los cursos DESCARTES del CNICE, tiene buena pinta lo que hacen.
    Estuve con Lola, al fin la conocí, muy agradable y atenta.
    Estuvimos cotilleando un poco.

    By Blogger Miguel Roa, at 6:58 p. m.  

  • A mi me ha recordado una experiencia que tuve hace años con unos alumnos de diversificación y como teníamos que dar un poco de todo estudiamos los parques naturales de Castilla y León; cerca estaban las Hoces del Duratón, así que con la profe de Ciencias Ambientales preparamos una excursión. Sus chicas una maravilla, interesadas, preguntando, observando... Los míos, unos salvajes, corriendo, chillando... y eso que les habíamos avisado que fueran con cuidado porque los buitres estaban criando. No sé, muchas veces se quitan las ganas de hacer cosas, pero las recuperas cuando ves que si hay gente que de verdad lo aprovecha y que no deja de ser una oportunidad.
    Qué tal estaba Lola del brazo?. Ya me contarás un poco más del HADE. Desde luego en Andalucía os moveis muchísimo, que suerte!!

    By Blogger Carmen, at 10:44 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home